#TuitsQueNoDeboPoner

El otro día, mientras pelaba patatas, me acordé de mi blog. De aquel que empecé en 2005, que prácticamente abandoné tres años después y que intenté relanzar hace cuatro años con una evidente falta de constancia por mi parte. Y cuando ya estaba echando las patatas cortadas en la sartén, sentí las ganas volver a usarlo con cierta asiduidad. Volver a escribir en él cualquier cosa que me apeteciera, tal y como lo hacía antes. 

Pero me he dado cuenta de que últimamente juego mucho con la autocensura a la hora de publicar según qué opiniones. El constante griterío que es Twitter o Facebook, donde cualquier opinión es susceptible de ser despreciada gratuitamente y sin argumentos pensados, donde en cada vez más ocasiones las opiniones de algunos solo son desprecios a casi cada cosa que esté de moda, solo para generar ruido por el mero hecho de recibir cualquier clase de feedback y acabar sintiéndose importante, hace que prefiera guardarme mis opiniones para los más cercanos. 

Me imagino a los llamados influencers (y aquellos que quieren serlo a toda cosa para yo qué sé qué), levantándose cada mañana a mirar la lista de lo que es tendencia ese día, para generarse una opinión lo más rápida posible y empezar a tuitear sobre ello. Da igual lo que se diga. El caso es opinar. Mucha gente piensa que la libertad de opinión es obligación de opinión. 

En cuanto ocurre cualquier cosa sobre lo que la gente está «hablando», hay que ser el más rápido en hacer el chiste (por cutre y viejo que sea) para tener muchos «me gusta» y «molar» más. Da igual saber algo del tema o no. Se miran un par de tuits para ver si hay que criticarlo o admirarlo y que empiece el baño de objetividad. Y si, además, podemos mencionar a alguien con numerosos seguidores o haciéndole la pelota, mucho mejor. 

Muchas veces he querido escribir en Twitter: «Por aquí hay demasiadas lenguas que huelen a culo de “muchosfollowers”, y lo sabes». Pero siempre acababa preguntándome si poner esas opiniones, con las pocas palabras que te permite la red social y sin desarrollar en absoluto la opinión, ayudaría en algo a alguien o simplemente sería un acto terrorista más de un jeiter. Así que utilizaba mi hashtag #TuitsQueNoDeboPoner y se lo mandaba por privado a algún íntimo. Al fin y al cabo, necesitaba decirlo «en voz alta».

Luego me daba cuenta de que un simple tuit criticando algo es, simplemente, un titular casposo digno de la web de Eduardo Inda. Que sin una reflexión previa y una explicación posterior, la mayoría de las opiniones en doscientos ochenta caracteres se convierten en un ruido mediático que solo puede traernos hooligans a favor o en contra. Se convierte en demagogia y populismo.

¿Sabéis que hay personas que se miden a sí mismos por el número de seguidores que tienen? Pues así es. He visto a gente querer apoderarse de la razón en una discusión con otro llamándole «pocosfollowers». He visto a otros (muchos veces los mismos) lanzando a sus seguidores como si fueran perros contra cualquier humilde usuario que se atreviera a llevarles la contraria.

Con todo esto no quiero condenar a ninguna red social. Eso sería un gravísimo error por mi parte. 

He encontrado a muchísima gente en estas redes sociales que me han aportado cosas maravillosas y de las que he aprendido mucho. He conocido a una infinidad de artistas cuyas obras prácticamente no habría podido disfrutar de otra manera. Incluso he conseguido que mis fotos, mis novelas y mis creaciones en general pudieran llegar a más gente. Claro que doy las gracias por todo lo que he conseguido y conocido mediante las redes sociales.

El problema no son las redes sociales, si no el uso que se les da en muchas ocasiones. Y la consecuencia más grave que veo del mal uso, en este caso, es que empiezo a notar que demasiada gente dice tener una opinión bastante clara sobre casi cualquier cosa, y a la hora de debatirla solo son capaces de repetir el tuit que leyeron un día, el titular que escucharon en un vídeo o en televisión, pero son incapaces de iniciar un debate sosegado donde puedan desarrollar cómo han llegado a la opinión que con tanto fervor defienden. Y habrá quien me llame alarmista por mi siguiente afirmación, pero creo que esta actitud generalizada merma muchísimo la calidad de una convivencia democrática y humana. Y, apoyado en toda esta reflexión, me atrevo a repetir más convencido que nunca que los políticos son un reflejo de la sociedad que les vota, en lo bueno y en lo malo.

Con todo esto, lo que sí quiero anunciar, es que voy a intentar usar más mi blog para decir lo que pienso de algunas cuestiones, para reflexionar libremente sobre otras, sin todo el ruido de «memes» y «zascas» que son el nivel que veo en las redes. Y, evidentemente, lo compartiré en mis redes.

Que cada uno haga y diga lo que quiera y dónde quiera. Pero ojalá se supiera de lo que se hace y se dice, antes de hacerlo y decirlo.

Me temo que si todo esto que he dicho anteriormente es cierto, la mayoría de los que habéis llegado hasta esta línea es que pensáis más o menos como yo, o que (y eso me alegraría muchísimo) no estáis de acuerdo con mi opinión pero queréis leerla hasta el final antes de decirme que me equivoco y exponerme la vuestra. Me encantaría. Creo que la democracia es saber aceptar que el que piensa lo contrario que tú también tiene sus razones.

Con los años me voy dando cuenta de que cuanto más abierta tengas la mente para escuchar otras opiniones, para escuchar otras músicas, pera ver otras películas, para conocer otras culturas o simplemente descubrir qué hay fuera de tu espacio habitual, más entiendes todo lo que te rodea y más opciones tienes de disfrutar de la vida. Pero esto último es otro tema del que ya hablaré. 

Ahora viene la pregunta importante. ¿Conseguiré seguir escribiendo entradas en el blog con cierta asiduidad o volveré ir dejándolo pasar como me ha ocurrido en otras ocasiones? 

Ya lo iremos viendo.

Atentamente: El Selenita

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s