Canción suicida.

Desde que te aferraste
al miedo a volar
se queja y llora el mar.
Se seca el mar.

Y ya no hay eternas
horas entre tus piernas
siendo el mar.
Se seca el mar.

Y en dirección prohibida
va una canción suicida
para ver latir mi corazón

El fantasma te espera
siente que aun hay manera
de ser el mar.
Se seca el mar.

Yo soy quién soy, lo siento,
antes me veo muerto
que sin luchar
por este mar.

Siempre me recordaste
que juntos somos gigantes.
Todo lo que yo escribo
tiene que ver contigo,
tiene la firma de tu olor.

Y en dirección prohibida
va esta canción suicida,
con más valor que miedo
con sangre entre los dedos,
con hambre en las manos,
con savia de tus labios
y aquella noche eterna
en la que fuimos más que dos.

Todo lo que inventamos
sin soltarnos las manos
está en el mar.
En nuestro mar.

Anuncios